Lugo  está entre las provincias del país con menos seguros de deceso, menos del 25 % de la población lo tiene

Morir cuesta dinero. Se trata de una realidad inevitable y definitiva, y conlleva sus gastos. El precio de un entierro al uso, todavía la opción mayoritaria en España, oscila entre 3.000 y 6.000 euros, según los cálculos de la patronal del sector, una cantidad que se reduce a una media de 500 euros si se opta por la cremación.

Todo lo que rodea a la despedida final genera un desembolso importante, de ahí que una buena parte de la población tenga contratado un seguro de deceso que cubra y resuelva los trámites que acarrea el fallecimiento, sin tener que añadirlos al duelo por la pérdida de un ser querido.

Se trata de la póliza más popular en España, después de la del automóvil, con 21,76 millones de personas protegidas con este tipo de productos, según los datos publicado por Unespa. Un 46,6 % de la población está amparada por estos servicios.

 

Por comunidades, la implantación del seguro de decesos sobresale en el sur de la Península y en la cornisa cantábrica.

Aunque lo cierto es que en ninguna autonomía se registra un número especialmente bajo en este tipo de suscripciones. Galicia se sitúa en la zona media, si bien llama la atención el bajo porcentaje de pólizas formalizadas en Lugo. Menos del 25 % de la población tiene seguro, lo que contrasta con Cádiz, la provincia cuyos habitantes depositan más confianza hacia esta protección: el 80 % tienen póliza.

Lo que sí se confirma es que el sector del seguro sigue llevando el peso de los sepelios en España.  Atendió el enterramiento de 275.000 personas, lo que supone el 61 % de los sepelios celebrados en el 2018.

 

Fuente: lavozdegalicia.es

También te interesará esto

Deja aquí tu opinión


Escríbenos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *